PATRONATO DE TURISMO de la Costa del Sol.

El edificio a rehabilitar es un superviviente del S. XIX que no tienen gran valor artístico, pero al que nos obligan a respetar su fachada con una disposición de huecos que obedecía a las viviendas que allí se encontraban.

La planta baja había quedado totalmente desvirtuada por una tienda de muebles. Lo cual nos permitió , tras varios meses de discusiones, hacer algo diferente respecto a la estricta rehabilitación.

Así pues el edificio, tal como lo encontramos, tenía muy poco que ver con las oficinas para el Patronato de turismo a las que iba a ser destinado.

Debido a su planta de forma pentagonal la estrategia del proyecto fue estructurar el edificio en torno a un patio rectangular de tal manera que simplificara los distintos recorridos de acceso a las oficinas.

La planta ático destinada a cafetería se encuentra totalmente acristalada en sus laterales para permitir el paso de luz al interior del patio.

La planta baja se programa para un gran vestíbulo-recepción y mediante unas puertas correderas se conecta a un pequeño salón de actos, pudiendo formar el conjunto de ellos un gran espacio de exposiciones.

El resto de las plantas está destinada a las oficinas de los distintos departamentos que comprenden la entidad.